jueves, 10 de octubre de 2013

Brassica narinosa. Mostaza de pico ancho.

En los huertos del Viejo Mundo del Jardín Botánico de Gijón, julio de 2013.







Hoy por la mañana no lograba que se encendiese el gas de la cocina. Miré con atención y me di cuenta de que la tapa del quemador estaba un poco desplazada de su sitio, lo que impide, no sé por qué, que las chispas prendan el gas. Por la noche no se utilizó, así que me mosqué un poco. Además la garcilla y la espumadera colgadas estaban torcidas. Algo debió pasar, comprobé las viejas grietas de la pared, a veces pisa esta casa vieja, pero no aumentaron su tamaño. ¿Tembló la casa? Esta manía que tienen ahora de inyectar el gas por el subsuelo está dando problemas por el Mediterráneo ¿Y si aquí lo están haciendo sin decir nada?- pensé-. Pero creo que los tiros no van por ahí. Por la tarde me tocó triatlón: 600 metros de piscina -obligado-, luego paseo por el muro, unos tres o cuatro kilómetros, y finalmente disparo -con la cámara fotográfica- Encontré al posible provocador de estos pequeños seismos: miren el foso que hace el artista playero en el suelo....






2 comentarios: