domingo, 6 de mayo de 2012

Narcissus cyclamineus "Warbler". Narciso.


El nombre del género deriva de la palabra griega narkào (= narcótico) y se refiere al olor penetrante y embriagante de las flores de algunas especies (algunos sostienen que la palabra deriva de la palabra persa نرگس y que se pronuncia Nargis, que indica que esta planta es embriagadora).
La diosa Hera había castigado a Eco, y le impedía hablar. La ninfa solo podía repetir la última palabra que pronunciara su interlucotor. Esto se debió a que Eco cubría a Zeus sus infelidades hacia Hera, y la entretenía con elocuentes conversaciones, mientras el dios de dioses se divertía con sus amantes.
    En la versión más conocida del mito de Eco, ella se enamora perdidamente de Narciso de quien el adivino Tiresias predijo, en su nacimiento, que tendría un larga vida si no se contemplaba a sí mismo. Este joven era muy hermoso pero despreciaba el amor de todos.
   La pobre ninfa no fue la excepción y Narciso despreció su corazón cuando la vio en el bosque y ella no fue capaz de responderle más que sus propias palabras. Entonces, ella desolada, ofendida,  se encerró en un lugar solitario y allí dejó de comer y de cuidarse. Así se fue consumiendo poco a poco, y el dolor la fue absorbiendo hasta que desapareció y se desintegró en el aire, quedando sólo su voz que repetía las últimas palabras de cualquiera. Esta voz es lo que llamamos eco.
   Debido a esto los dioses se molestaron y todas las demás mujeres rechazadas oraron a los dioses por venganza. Némesis (la venganza) las escuchó e hizo que Narciso contemplara su propia imagen. Cuando el joven lo hizo, se enamoró de su propia belleza y ya no le importó nada más que su imagen.
   Se quedó contemplándose en el estanque y se dejó morir, totalmente indiferente al resto del mundo. Dicen que aún en el Estigio (el mar de la tierra de los muertos), Narciso continúa admirándose.
    En el lugar en que Narciso murió, nació la flor homónima. Así en el lenguaje de las flores significa egoísmo y vanidad.
Cyclamineus posiblemente provenga del latín, círculo.


La variedad “Warbler” procede de Oregón, USA,  donde denominaron a una serie de narcisos con el nombre de pájaros, es este caso curruca.

Jardín Botánico de Gijón, abril de 2012.

3 comentarios:

  1. Qué capullo!! Todos los pétalos de las flores miran al sol. Éstas tienen los pétalos hacia si mismo. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Veo que hay muchas variedades de esta flor... hermosas, como todas las flores... aunque ellas no saben que lo son... de ahí su belleza :)))

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Son bonitos los mitos de hace 4000 años, no hemos cambiado nada...
    Haideé, yo no estaría tan seguro, como no hablan...

    ResponderEliminar